D.O. Rías Baixas

Desde que esta zona consiguiera la categoría de Denominación de Origen en 1988, sus afrutados vinos blancos han experimentado un espectacular éxito que ha dado un aire de optimismo a la producción vinícola gallega.

En sus 3.599 hectáreas inscritas, la uva Albariño es la principal variedad de la denominación, con la que se elaboran exquisitos vinos aromáticos, con una boca amplia, compleja y una intensa vía retronasal.

La zona

La Denominación de Origen Rías Baixas se extiende por un conjunto de zonas de Galicia que tienen una serie de condiciones físicas comunes que identifican y originan las características de sus vinos.

La D.O. se divide en cinco subzonas: Val do Salnés, es una zona, con terrenos aluviales; O Rosal de terrenos aluviales; El Condado do Tea de suelos de granito y pizarra en la superficie; Soutomaior de suelos ligeros y arenosos, cubiertos con granito; Ribera de Ulla posee principalmente terrenos aluviales.

Se trata de tierras bajas, con altitud generalmente inferior a 300 m., próximas al mar y asociadas a los tramos inferiores de los cursos fluviales, lo que condiciona formalmente las características climáticas de influencia Atlántica que se manifiesta en temperaturas suaves y precipitaciones elevadas y bien repartidas, con un descenso hídrico en los meses de verano.

Las uvas

Hasta doce variedades de uvas locales son permitidas por la D.O. Rías Baixas aunque, una de ellas, la Albariño, representa el 90% de los viñedos. Otras variedades recomendadas son Treixadura, Loureira Blanca y la Godello, plantada recientemente de nuevo en esta denominación después del éxito logrado en otras zonas de Galicia.

El número de vides plantadas es de 3.688 ha, se plantan sobre pérgolas de granito llamadas parrales con el objetivo de protegerlas de la humedad y darles mayor cuerpo gracias a la luz solar del verano. Recientemente se están realizando nuevas experiencias con el sistema de cortina doble.

Los vinos

Alrededor del 99% del vino producido es blanco. Hay hasta seis tipos diferentes que están basados en la uva Albariño. Las diferencias climáticas y geográficas, así como el tipo de uva, convierten a los vinos de las diferentes subzonas en genuinos y con características propias.

Cada una de las cinco subzonas elabora también sus propios vinos en los que una mayoría de uva local es mezclada con otras: el de Val do Salnés está alaborado con un 70% de Albariño; el de Condado de Tea tiene un 70% de Albariño o Treixadura; el blanco de O Rosal un 70% de Albariño o Loureira; y el de Ribera de Ulla, 70% de Albariño mezclado con otras uvas.

Los vinos tintos también son reconocidos por la denominación, aunque se elabora mucha menos cantidad.

Bodegas en la D.O.

Conozca las diferentes bodegas distribuidas por Bodegas Collado dentro de la denominación de origen.

Martín Códax
Masaveu Bodegas
Bodegas Collado