D.O. Toro

En los años 70 del siglo XX se dan los primeros pasos para crear lo que con el paso del tiempo llegaría a ser la Denominación de Origen Toro, cuya culminación llega en 1987. Este organismo avala la calidad a más de treinta bodegas amparadas, autorizándose la elaboración de vinos blancos, rosados y tintos estos últimos con la mención de “jóvenes”, “crianzas”, “reservas” y “grandes reservas”.

La extensión total de la zona que ampara la D.O. Toro, abarca 62.000 Has. de terreno, la superficie dedicada a viñedo es de 8.000 Has., de las cuales 5.500 están registradas en el Consejo Regulador, que pertenecen a 1.200 viticultores inscritos.

La zona

La provincia de Zamora está situada en el extremo occidental de la región de Castilla y León. La zona de producción de los vinos amparados por la D.O. Toro se encuentra situada al sudeste de la provincia de Zamora, y comprende parte de las comarcas naturales de Tierra del Vino, Valle del Guareña y Tierra de Toro, y linda con los páramos de Tierra del Pan y Tierra de Campos.

La zona de esta Denominación está caracterizada por un clima continental y extremado con influencias atlánticas, de carácter árido. La temperatura media anual 12-13ÅC (desde -11 a 37ÅC), horas de sol 2.600 (hasta 3.000) y precipitaciones 350-400 mm. anuales.

Todas estas condiciones climáticas, extremado frío en invierno, gran número de horas de sol, etc. dan una calidad excepcional a la uva, lo que es primordial para la elaboración de buenos vinos.

El suelo está formado por sedimentos de areniscas, arcillas y pudingas calizas pliocénicas, que en superficie originan suelos pardos calizos sobre material no consolidado. Se alternan desde materiales limosos, a areniscas de grano grueso y fino con niveles de calizas y margas detríticas formados durante el Mioceno. La altitud de los viñedos está comprendida entre los 620 m. y los 750 m.

Las uvas

La variedad autóctona de uva Tinta de Toro, adaptada de la Tempranillo, ha sido progresivamente replantada entre los años 1996 y 2001, lo que se ha traducido en un incremento de su cuota del 60% a más del 75% de los viñedos. Este proceso todavía continúa, paralelamente a la concentración de viejos minifundios que se encontraban desperdigados.

Tinta de Toro es la uva principal de la denominación, pero no la única: hay otras variedades como Garnacha Tinta, Malvasía y Verdejo que se cultivan en menores cantidades para elaborar vinos rosados y blancos. Merlot y Cabernet Sauvignon han comenzado a cultivarse de forma experimental.

Los vinos

Los vinos tintos se elaboran principalmente con la variedad Tinta de Toro, buscando siempre el grado de madurez necesario para obtener vinos donde el equilibrio de sus componentes redunde en la notable calidad de los vinos.

Toro ha consolidado su reputación en los últimos tiempos gracias a sus grandes tintos, ricos y complejos en aromas y sabores. Todos los tintos son elaborados supuestamente al 100% a partir de la variedad Tinta de Toro, pero algunos viticultores añaden un poco de Vermejo, Garnacha o, incluso, Cabernet Sauvignon. En este clima, la uva Tinta da lugar a excelentes vinos jóvenes, aunque un cuarto de los tintos se reservan en la actualidad para crianza. Las regulaciones sobre el envejecimiento siguen los estándares nacionales.

También se elaboran pequeñas cantidades de blanco y rosado. Los blancos dulces son elaborados con la uva Malvasía, los rosados suelen estar elaborados con Garnacha.

Bodegas en la D.O.

Conozca las diferentes bodegas distribuidas por Bodegas Collado dentro de la denominación de origen.

Pagos del Rey
San Román
Grupo Artevino
Bodegas Collado