Categorías

Marcas

Sin marcas

Proveedores

No hay proveedores

PrestaShop

Newsletter

D.O. Ribera del Guadiana

No hay productos en esta categoría.

Subcategorías

  • Pago Los Balancines

    Pago Los Balancines es una bodega fundada en 2006. Se trata de una bodega extremeña, con valores de interior. Los viñedos de esta bodega, pertenecientes al municipio de Oliva de Mérida (Badajoz), se encuentran en un páramo con el mismo nombre que la bodega y con Denominación de Origen Ribera del Guadiana.

    A 400 metros de altitud y entre dos sierras, las instalaciones de esta Bodega se convierten en un lugar privilegiado para el cultivo de las variedades, que posteriormente son seleccionadas y procesadas para la elaboración del vino.

    Actualmente, Pago los Balancines posee 50 hectáreas de viñedo propio de entre 10 y 40 años de edad con uvas como Garnacha tintorera, Tinta roriz (Tempranillo), Syrah, Cabernet sauvignon, Graciano, Petit verdot y Bruñal. Ya en el interior de la bodega cuentan con 500 barricas de 225 litros de roble francés (el 80%) y americano (el 20%).

  • Palacio Quemado

    Fundada por Alvear, la histórica bodega de Montilla conocida mundialmente por sus famosos vinos Pedro Ximénez, y la familia Losada Serra; Palacio Quemado se encuentra en Extremadura, en medio de una finca de 4.000 hectáreas con 100 viñedos de distintas variedades muy bien adaptadas al terreno y condiciones de la zona. El clima de esta región, suavizado por su proximidad con el Océano Atlántico, además de sus diversos suelos, permite que las vides crezcan en condiciones ideales para una calidad inigualable.

    Además, desde enero de 2015, forma parte de Grandes Pagos de España, la prestigiosa asociación de fincas vitícolas de toda España que defiende y propaga la cultura del vino de Pago, producido en un terruño específico y que refleja la personalidad inconfundible de su suelo, su subsuelo y su clima.

    Se ha eliminado el uso de herbicidas y solo se trabaja en el viñedo con azufre y pequeñas dosis de cobre, así como con plantas naturales como salvia, ajenjo, canela etc.

    Dosis muy bajas de sulfuroso en la entrada de uva y durante todo el proceso, aprovechando en la crianza el carbónico de la fermentación maloláctica como protector natural del vino, por lo que no hace falta la adición de sulfuroso durante este periodo. Se trabaja cada parcela de la viña individualmente, en función de las orientaciones y suelos.

    Mínima intervención en bodega con mucho cuidado por la uva, entra en bodega y depósito casi sin estrujar, evitando que se rompa, para preservar la personalidad de cada parcela (de cada variedad) así como el carácter de la añada. Adición limitada de sulfuroso. Afinamiento de los vinos en pequeños fudres de 500 litros, con la idea de respetar el máximo el trabajo realizado en el viñedo.